Auditorios y Teatros

Teatro de la Maestranza

Teatro de la Maestranza

Teatro de la Maestranza

Director general: Javier Menéndez Álvarez

Jefa de producción y dirección artística: Clarisse de Conti

Director Técnico: Antonio Moreno

A cinco minutos a pie de la Giralda y a la rivera del Guadalquivir, rodeado por la Torre del Oro, la Casa de la Moneda y la Iglesia de la Santa entre otros tantos mágicos lugares, se nos aparece el Teatro de la Maestranza.

Un nombre que tiene más de cuatro siglos de historia, cuando el rey Felipe II destinó a este estratégico lugar la hoy antigua Maestranza de Artillería. Siendo propiedad de la Diputación Provincial de Sevilla, sale a concurso la construcción de un auditorio en 1985, y que acabaría por construirse en 1991, con la mirada puesta en la Expo de 1992.

El Maestranza guardó el nombre, que antes fue de índole comercial con el mundo entero, para ser, en esa expo, referencia de la música y la cultura en Sevilla, de nuevo, para todo el globo. El éxito fue tal que el Maestranza se tomó en cuenta como uno de los criterios clave para declarar a Sevilla en 2006 la primera Ciudad de la Música por parte de la UNESCO.

El primer proyecto fue sacado a concurso en 1985. Aurelio del Pozo y Luis Marín fueron los arquitectos que ganaron y se decidieron a diseñar este nuevo Maestranza. Su mayor reto: compaginar la larga tradición con las nuevas necesidades. Su éxito a este respecto se observa en la incorporación de la fachada original como pórtico de la sala principal, el auditorio.

No obstante, la primera construcción no estaba destinada a grandes representaciones operísticas. Sevilla, que había sido el lugar de ya legendarias obras como El Barbero de Sevilla de Rossini, debía ofrecer un espacio puntero para la ópera. Se remodeló la caja escénica incorporando las últimas tecnologías acústicas, logrando que el Maestranza se colocara como uno de los auditorios con la acústica más envidiable de todos los de Europa. Además se amplió el espacio interior en 4.500 metros cuadrados, de entre los cuales cabe reseñar los dieciséis de profundidad de escenario y los 800 de chácena.

Hoy cuenta con un volumen de 20.000 metros cúbicos, con 1.800 butacas en su Sala Sinfónica y otras 200 en su Sala de Cámara. Y se puede afirmar sin reparos que el casamiento entre tradición y vanguardia es pleno y coherente. Espacio más que suficiente y más que adecuado para llevar a cabo sus pretensiones de promover la música y la ópera en todas sus dimensiones, con una programación variada y de calidad, al nivel de los más grandes auditorios a nivel europeo.

MuLTIMEDIA