Auditorios y Teatros

Gran Teatre del Liceu

Gran Teatre del Liceu

© A. Bofill

 

© A. Bofill

Presidente de la fundación: Salvador Alemany Mas

Director general: Valentí Oviedo

Director artístico: Víctor García de Gomar

Director musical: Josep Pons

Directora económica-financiera: Ana Serrano

Directora de comunicación y ediciones: Nora Farrés

Directora de protocolo y relaciones institucionales: Estefania Sort

Directora del departamento de marketing: Mireia Martínez

Directora de patrocinio, mecenazgo y eventos: Helena Roca

Director de recursos humanos y servicios generales: Jordi Tarragó

Director técnico: Xavier Sagrera

Director del departamento musical, educativo y social: Antoni Pallès

Directora de producción | Adjunta dirección artística: Letícia Martín

El Gran Teatre del Liceu cumple 175 años. Casi dos siglos apasionantes desde sus orígenes, cuando el batallón de la Milicia Nacional creó el actual portal del Ángel en 1837, tan sólo que antes se trataba del convento de Montsió. Allí, una sociedad dramática de aficionados se convertiría en la semilla del actual Liceu, llevando a escena su primera obra ese mismo año.

Un año más tarde, desde esa pequeña sociedad se intentó tomar en serio el proyecto y equipararlo a las grandes instituciones del momento. Añaden una labor docente que les sirve para adquirir el nombre de Liceo Filarmónico Dramático Barcelonés, al que luego añadirían el nombre de la reina Isabel II.

Se precisaba un nuevo edificio para albergar ya a una institución mayor y más relevante. Sin apoyo desde la corona –sólo con ayudas particulares–, la primera piedra del nuevo edificio se colocó en 1845, primero bajo las órdenes del arquitecto Miquel Garriga, sustituido un año después por Josep Oriel Mestres.

En 1847 se inauguraría el nuevo edificio con una sinfonía de Joan Melcior Gomis, un drama de Ventura de la Vega y una danza de Josep Jurch. La primera ópera, Anna Bolena, representada hubo de esperar unos días.

Un incendio ocasionado en la sastrería se llevaría este primer Liceu en 1861. Corta vida la del primero, pero por clamor popular se reconstruyó, a manos del anterior arquitecto, Mestres. En abril del año siguiente volvió a abrirse el Liceu con la representación de la ópera I puritani.

Hay una primera nacionalización del teatro en tiempos de guerra. En 1936 pasa a convertirse en el Teatre Nacional de Catalunya. En 1939, bajo el régimen de Franco, el teatro es devuelto a sus propietarios. En 1980, y muy endeudado, se decide realizar un consorcio que incluyó la financiación y la gestión pública.

En 1994, aconteció el segundo incendió del Liceu, que conmocionó a toda la ciudad. El Consorcio aprobó por unanimidad su reconstrucción en el mismo emplazamiento, esta vez a manos de Ignasi de Solà-Morales, al que se unirían Fabré y Dilmé.

Pese a que el edificio queda inutilizable, el Consorcio entiende que el Liceu no se limita a su arquitectura y decide continuar con la programación en distintos lugares hasta que se finalizara la reconstrucción.

En 1999 se da la nueva inauguración, con Turandot. Desde esta última inauguración, el nuevo Teatre abre sus puertas como teatro público, asumiendo la responsabilidad de ser una de los grandes de la escena en España, con el nivel de exigencia y de innovación que comporta.

Hoy, el Gran Teatre del Liceu es el resultado de toda su historia. Un edificio de más de 36.000 metros cuadrados, con una planta en forma de herradura inspirado en el Teatro Scalla de Milán, con espacio para más de 2.000 espectadores, que sirve de referencia no sólo a nivel nacional, sino internacional, por sus novedosas apuestas que contrastan y a la vez continúan una larga tradición de apuestas arriesgadas, de aplausos, de desgracias y de renacimientos.

Además de sus representaciones, en esta última etapa, desde el teatro se ha implementado el proyecto Liceuapropa para promover la ópera entre la sociedad catalana, como un gesto de gratitud ante los apoyos recibidos por parte de ésta a lo largo de toda su historia.

Siguiendo su compromiso de divulgación y promoción, también se ha lanzado Liceuprèn para los más pequeños, con un enfoque más bien didáctico, que aproxime a un público en formación a su primer encuentro con la ópera.

Gran Teatre del Liceu
Gran Teatre del Liceu
Gran Teatre del Liceu

MuLTIMEDIA