Prólogo
Constituye un honor para mí, como músico y como actual concejal de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, prologar esta nueva edición del Libro de Oro de la Música en España. Dedicado a la música de nuestro país, sus orquestas, festivales, teatros, auditorios y otras muchas cosas más, en sus páginas sentimos el latir de una realidad que, pese a coyunturas económicas difíciles como la que padecemos hoy en día, nos habla de la formidable evolución que ha disfrutado todo cuanto tiene que ver con el arte sonoro en España.

Así, año tras año, edición tras edición, a través de él hemos podido constatar el cada vez mayor compromiso de las administraciones públicas y de la iniciativa privada con el desarrollo musical. En efecto, es encomiable lo andado desde 1985, cuando en las más altas instancias europeas, y a propósito del Año Europeo de la Música, se ponía el dedo en la llaga al señalar la necesidad de impulsar políticas musicales desde el Estado y las demás administraciones públicas, en el ámbito de la cultura y también en el de la educación, que permitieran que nuestro país –así como otros– pudieran situarse junto a los más adelantados en cuanto a cultura musical se refiere.

Han pasado más de veinticinco años y, efectivamente, el panorama es muy diferente, aun a pesar de las asignaturas todavía pendientes. Pero ahí está esa magnífica red de orquestas sostenidas con fondos públicos, el creciente número de auditorios, tantos y tantos viejos teatros rehabilitados donde la música tiene un lugar destacado en la programación, festivales para todos los gustos, conservatorios y escuelas de música por doquier, una prensa musical especializada en auge, mayor compromiso de la iniciativa privada y, en fin, todo un estado cosas que, pese a no pocas sombras, hace que prevalezcan luces resplandecientes que nos llenan de esperanza.

Pues bien, de todo esto trata el Libro de Oro de la Música en España, estupendamente editado y en el que hemos querido incorporar una muestra del reflejo que lo antedicho tiene en Córdoba, reflejo análogo al de otras muchas ciudades españolas. Y todo ello, con el deseo de una venturosa continuidad en este encomiable esfuerzo de Orfeo Ediciones, en aras de una mejor información y valoración de cuanto acontece en nuestra vida musical.




Juan Miguel Moreno Calderón
Concejal Delegado de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba